…Quiero embriagarme con el aroma que desprendes,
subir al Espino…rezar por ella,
dulce niña que murió en tus brazos,
bellos versos que la inmortalizaron
y que tanto leí y leí cuando era pequeña.

Yo deseaba ser Leonor…tanto la amabas
que sentía celos de una muerta.

Mi niñez transcurrió a tu lado,
yo crecí aprendiendo tus poemas;
cuando otras niñas jugaban a la comba,
yo soñaba con Castilla, con el Duero,
con la Laguna Negra…

Anuncios