Cuando me falten las fuerzas,
cuando mis brazos te busquen
y se cierren con tu ausencia;
no llores por mí ni pienses
que tu culpa es mi pena…
búscame en un verso perdido,
búscame en una noche serena,
búscame en el plenilunio…
en una tarde violeta,
en el azabache de tus pupilas,
en el aroma del campo,
en el sentir de la tierra…

Anuncios