Esta entelequia me devora lentamente,
esta soledad que nunca me abandona,
esta distancia que el destino nos ha impuesto,
este amor que nunca llega…que se escapa
cual pez escurridizo entre las manos
cual brisa que deambula entre las ramas…

Anuncios