…El vello se me erizaba
cuando rozabas mi cuello…
tus labios se deslizaban
con dulzura, con esmero,
yo no sé lo que sentía
temblaba…como esa rosa
que acaricia suave el viento.

Mi cuerpo abierto a la vida
te buscaba con impaciencia, con miedo…

Anuncios